En momentos de crisis, la incertidumbre es una constante, el cambio es inevitable y es cuando el liderazgo se pone a prueba. A continuación evaluaremos qué se necesita para ser líder en tiempos de crisis.

El liderazgo se construye a través de decisiones, el líder es quien dirige, asume el control, planea y organiza un proyecto o equipo y es en los momentos de crisis cuando se requiere del despliegue de todas estas cualidades.

Las crisis son impredecibles, esto significa que no existe tiempo para prepararse ante estas eventualidades o contextos complejos, las decisiones se deben tomar al momento por lo que no debemos ser únicamente rápidos sino eficientes en los actos que llevemos a cabo y mucho del actuar que tengamos en estos momentos definirá el liderazgo con el que seamos percibidos ante nuestros equipos o colaboradores.

Algunos consejos de para mejorar el liderazgo en tiempos de crisis:

Proyecta confianza

La incertidumbre es una de las cosas que más aterran a las personas, es por ello que mantenerte en confianza y ante todo proyectarla, ayudará a quienes te rodean a sentirse en sintonía con esa emoción, si proyectas miedo e inseguridad, eso se transmitirá a los demás y mermará no solo como te visualizan como líder, sino en los resultados esperados.

Mente positiva

Este es uno de los consejos más importantes y si, es más complicado hacerlo que decirlo.

¿Cómo mantener una mente positiva cuando todo alrededor indica que las cosas se ponen complicadas?

No se trata de ser simplemente optimista o creer que mágicamente todo va a cambiar, pero es un hecho que cuando se identifican las problemáticas reales y se aborda desde un pensamiento positivo el manejo de las crisis es más llevadero.

Mantén la calma

Una de las claves del liderazgo, es guiar, responder de forma oportuna. Si en cualquier momento te aceleras puede que la gente a tu alrededor se llene de nerviosismo. Como diría Robert Wooden: “Sé rápido, pero no te apresures”

Un líder no puede perder la compostura, controla las emociones y si es necesario, pedir ayuda a quien pueda dar apoyo en este sentido.

Nadie quiere tener a un líder en pánico, acelerado y sin control, recuerda que la actitud tiene un alto grado de comunicación con tu equipo.

Altos niveles de comunicación

Las crisis son momentos complejos donde puede pasar cualquier cosa y lo que premia es la incertidumbre, por esto es sumamente importante que las personas estén informadas en todo momento sobre lo que sabes, lo que se está haciendo y lo que se va a hacer, y con esto impedir cualquier tipo de propagación de rumores.

Explica de forma breve, clara y con transparencia. Si no tienes los datos e información, comunícalo de la misma manera y apégate a los hechos.

Un elemento importante a cuidar es la comunicación no verbal, esta debe estar alineada a la verbal (Decir: todo va a estar bien, con los hombros caídos o mirada de preocupación será todo menos creíble).

Controla las expectativas.

En tiempos de dificultad todos deseamos que las complicaciones terminen lo más pronto posible, pero es muy complicado que así suceda.

Es labor del líder a cargo abordar de acuerdo al tamaño y magnitud de la crisis. No se trata de alarmar pero tampoco tengas miedo de comunicar la complejidad de la situación.

Toda persona necesita tener un poco de claridad y certidumbre, es por ello que la guía de un líder que cumpla con estos puntos ayudará mucho a que los retos que nazcan de situaciones así, se lleven a cabo de la mejor manera y se logre salir avante de las dificultades.

Nuestro Twitter

Síguenos en Linkedin

¿Te gustó este contenido?

Te invitamos a conectar con nosotros en nuestro perfil de Linkedin, en el estaremos conectados de manera más cercana y podrás seguir nuestras actualizaciones más recientes.