Un gran líder debe ser un buen maestro

Hoy en día todos deberíamos saber que ya pasaron aquellos tiempos en que se creía que ser líder significa saberlo todo y dar órdenes a subordinados y otros compañeros. En realidad un líder es más un agente de cambio, una persona que logra sacar el máximo provecho a las capacidades del personal.

Un líder debe confiar en su equipo de trabajo, pero ¿qué debe hacer cuando detecta errores o simplemente observa que las cosas se pueden mejorar?, la respuesta es simple: tiene que enseñar, como lo haría un buen maestro.

Enseñar, como ya hemos mencionado no implicaría convocar a una reunión general y dar un discurso, ni tampoco ir a dar órdenes a los demás, esto sólo solucionaría el problema en cuestión y a corto plazo, genera dependencia de ideas e innovación que se carga por completo hacia el líder, es mejor idea que los demás aprendan. 

Un buen maestro logra que todos sus alumnos aprendan aquello que necesitan. Te compartimos 5 aspectos que todo líder debe aprender de los maestros como punto de partida para convertirte en un gran líder.

Guiar con humildad. Primero que nada, debe quedar claro que un maestro no es aquel que sabe y los alumnos son recipientes vacíos, sino, es una guía, así el líder debe señalar aquello que ve como una oportunidad de cambio y ver que el equipo de trabajo es el verdadero agente de cambio, quienes tienen el conocimiento y la capacidad de hacerlo funcionar, así que el líder debe estar dispuesto a siempre aprender de los demás.

Un maestro conoce a sus alumnos. Un líder, igual que un maestro, debe estar familiarizado con los talentos con los que trabaja (habilidades, experiencia fortalezas y necesidades), éstas cualidades marcan el punto de salida desde las cuales se alcanzarán los objetivos.

Calidez. Los colaboradores que son enfrentados a tomar un camino de aprendizaje y toma de desiciones, que para eso queremos que aprendan, pueden mostrarse incómodos, incluso aterrados, es trabajo del líder saber guiarlos con calidez, incluso, junto, con el departamento de recursos humanos, buscar proveerles un espacio que brinde comodidad y calidez.  El resultado es un ambiente de aprendizaje que se presenta seguro emocional, intelectual y psicológicamente.

Pasión trabajando y enseñando. Los más grandes líderes, son los más apasionados. La diferencia entre un líder y un gran líder, no depende de la experiencia o del conocimiento, sino de la pasión con que trabaja y enseña. 

Todos Pueden Aprender. Esto va tanto para quienes creen saberlo todo, como para quienes no visualizan dificultades para aprender ciertas cosas. En el primer caso, es importante que el líder pueda mostrar la brecha que existe entre lo que hacen y lo que  se necesita hacer, demostrando así la importancia de seguir aprendiendo. En el segundo caso, el líder debe fomentar disciplina, pues ningún arte es fácil de dominar, sólo a través de la disciplina en el aprendizaje y la práctica, es como se puede conquistar.

Seguramente ya habrás identificado caminos para seguir trabajando en vía de convertirte en un gran líder, no olvides que un líder debe estar dispuesto a siempre aprender.

 

Nuestro Twitter

Síguenos en Linkedin

¿Te gustó este contenido?

Te invitamos a conectar con nosotros en nuestro perfil de Linkedin, en el estaremos conectados de manera más cercana y podrás seguir nuestras actualizaciones más recientes.