Prioridades en el liderazgo ejecutivo

En teoría, cualquier empresa o negocio debería tener en cuenta el tener a su lado un líder, el cual debería planear, organizar, direccionar y asumir el control de un proyecto empresarial.

Sin embargo esto no parece ser lo fundamental para algunas empresas, aquellas que tienen como prioridad atender otros factores antes que estos otros, los cuales a corto y mediano plazo pueden traerle serios beneficios a su negocio.

Eficacia y definición de estrategias a seguir son las prioridades por las cuales se debe asumir el liderazgo ejecutivo, esto con el único fin de que todos los departamentos de la empresa puedan optimizar sus recursos y así trabajar de manera adecuada y ordenada, con metas asequibles en todo momento.

Para asumir el liderazgo ejecutivo debe haber líderes

En cada área de la empresa, es común que algunas personas destaquen más que otras, ya sea porque por sí mismas asumen el rol de líderes o bien porque tiene la experiencia en esa área. En el menor de los casos, sería un error ofrecerle ese liderazgo a alguien porque solo ha acumulado años en la empresa, siendo que no cuenta con el perfil de ser un líder. 

Para proponer un cambio, para llevar a cabo un proyecto, es necesario que esos líderes de áreas (no necesariamente tiene que ser un gerente o jefe de área) tengan una visión amplia de la empresa o del negocio, de modo que no solo conozcan el departamento para el cual trabajan, sino que conozcan todo el negocio, cómo actúan e interactúan los distintos departamentos en sus contextos.

En este sentido es importante que ese mismo líder ejecutivo se pregunte si vive para trabajar o trabaja para vivir, porque de la respuesta dependerá mucho la prioridad que tenga ese líder para asumir o proponer algún proyecto útil no solo para la empresa, sino para la vida personal de cada uno de los trabajadores en el negocio.

En el balance vida y trabajo debe estar la auténtica prioridad del liderazgo ejecutivo

Ahora bien, ¿un empleado está ‘condenado’ a trabajar toda su vida? Por supuesto que no. Si anteriormente nos referimos que eficacia y definición de estrategias deben ser las prioridades del liderazgo ejecutivo, no hay que olvidar que la materia prima de una empresa son y serán siempre sus empleados, de modo que no se pude ignorar tanto las necesidades como las prioridades individuales, las cuales son legítimas: como las prestaciones, las vacaciones, los días de asueto, en fin.

Pongamos por ejemplo el caso de un empleado que cuenta con tres hijos menores de edad, y aunque su esposa trabaje, el sueldo no le alcanza. Cuando se asume el liderazgo ejecutivo, hay que considerar que ese empleado dará lo mejor de sí, pero aunque se trate de un trabajo en conjunto, para el liderazgo ejecutivo se deben considerar las partes individuales; no es la misma capacidad, el mismo rendimiento de un obrero al de un gerente, por lo tanto se les debe exigir en su contexto, aunque ambos empleados deben participar del liderazgo ejecutivo para alcanzar la meta planteada.

Nuestro Twitter

Síguenos en Linkedin

¿Te gustó este contenido?

Te invitamos a conectar con nosotros en nuestro perfil de Linkedin, en el estaremos conectados de manera más cercana y podrás seguir nuestras actualizaciones más recientes.