motivacion liderazgo ejecutivo

Hablar de liderazgo ejecutivo implica en todo momento hablar de planeación, organización, dirección y control de un proyecto, sea cual este sea. También implica el saber elegir con inteligencia en cuanto a lo que requiere el proyecto, no en base a intuiciones sino a estudios, análisis y respuesta.

Pero, ¿qué motivación tiene el liderazgo ejecutivo para realizar todas esas anteriores tareas mencionadas? ¿Cómo efectúa esa motivación hacia sus empleados?

La motivación del líder

Como en cualquier ámbito, en el ámbito laboral el ser humano se compromete con objetivos, metas, y trabaja para la obtención de ellas. Este compromiso solamente puede tener resultado en la productividad para la cual se le contrató. Esta motivación, por ende, es muy distinta conforme a los niveles empresariales. Un directivo, un jefe de área, por obvias razones tiene una motivación distinta a los empleados que tiene a su cargo.

¿Qué motiva a ese empleado líder? En primera instancia podríamos considerar su profesionalismo. En segundo lugar podríamos considerar las diferentes situaciones de conflicto y tensión, ambos que no necesariamente se traducen en una ruptura laboral. Esto porque el liderazgo ejecutivo pretende orientar y negociar con las personas, no romper los lazos laborales.

¿Y la motivación de los empleados?

Los objetivos de los empleados no son similares a los de la empresa, sin embargo el liderazgo ejecutivo debe coordinar para que esos objetivos individuales puedan direccionarse a los objetivos empresariales.

Por ello es común que en el liderazgo ejecutivo empresarial siempre se valore mucho más el esfuerzo que la habilidad de un empleado. Este es una motivación muy importante, puesto que a diferencia de los directivos o aquellos jefes inmediatos que son reconocidos por su capacidad, un empleado –pongamos por ejemplo un obrero- debe ser reconocido por el esfuerzo de cambiar su conducta, su productividad laboral y aportar a la empresa su conocimiento, su esfuerzo, su habilidad para resolver problemas.

Entonces, ¿qué es lo que hay que motivar?

El qué motivar y cómo motivarlo depende muchas veces de la misma empresa, de su plan de trabajo y de sus objetivos trazados. La mayoría de las empresas, por otro lado, se enfocan en la motivación de tres puntos cardinales:

En el personal, sin importar su función dentro de la empresa.

En la capacitación del personal.

En la incorporación de líderes empresariales.

Ahora bien, los recursos humanos de una empresa en cierto momento pueden requerir su incrementación, la cual se puede dar mediante dos maneras:

Mediante la motivación

Mediante el mejoramiento

Tanto una como otra dependen de las capacidades de respuesta que pueda ofrecer el liderazgo ejecutivo y cómo esta respuesta es aceptada por el personal. Siendo así, tenemos tres distintos líderes ejecutivos en la motivación: aquellos orientados al dominio, los que aceptan el fracaso y los que evitan el fracaso.

Obviamente, lo que menos pretende una empresa es fracasar, por ello es que busca líderes totalmente motivados y enfocados en el éxito empresarial, hacer que el personal, que todo el personal, se involucre en la empresa, en el éxito de la misma y en diseñar estrategias que ayuden a mejorar, todo motivado por el éxito tanto individual como colectivo.

Nuestro Twitter

Síguenos en Linkedin

¿Te gustó este contenido?

Te invitamos a conectar con nosotros en nuestro perfil de Linkedin, en el estaremos conectados de manera más cercana y podrás seguir nuestras actualizaciones más recientes.